Tuesday, April 15, 2008

Muñecas rotas

Historia de una muñeca rota. ¿Hay alguien que no sea también una muñeca rota? ¿quién está completamente sano?

Llanto de niño, lágrima que corre sin que nadie lo impida como un chorrete por la infantil cara, morritos de contrariedad y pasos decididos a la "omnipotente" mamá. A la muñeca le falta un brazo. Esta vez el arreglo es posible. Un relleno, rehecho el zurcido y con telas distintas la muñeca sale airosa del trance.

La lágrima no captó que antes la niña había convertido la muñeca en una especie de cachiporra y se quedó con el brazo en la mano. Para aquella criatura el "hecho del daño" era claramente distinto de quién lo ha causado. ¡Ah! si hubiese sido Pablo, entonces "acusica" lo habría señalado.

Ese es en parte el mundo de los niños, y sobre todo si no nadan en la abundancia de juguetes. Los juguetes pasan por el "taller de reparación"... y cuando el arreglo no es posible... se convierten en el "pirata de pata de palo", en el "capitán Garfio"... en otro personaje en el que la minusvalía se transforma en un reto imaginativo.

Todos los juguetes cuentan, nadie sobra. Todos son importantes. Las muñecas rotas siguen acompañando, "rotas"... la vida de los "enanos".

Pero a veces la desgracia hace que la cabeza sea la que se pierda. Una "muñeca descabezada". Un trauma que no se repara fácilmente. No hay ojos, no hay sonrisa, no hay boca... es difícil jugar con algo que no tiene cabeza.

En el mundo hay mancos, hay cojos... y para los suyos son "juguetes únicos", no deberían abandonarlos. Son ¡tan valiosos! Porque todos, si hacemos examen, nos encontramos faltos de algo. Entre dos cojos se sostienen. Todos somos naipes necesitados. Entre varios: ¡castillos de colores!

Sin cabeza... ¿hombres sin cabeza? Algunos sí la tienen pero ida... son los más difíciles de aceptar. La sabiduría antigua los respetaba mucho... un loco en el Islam es un intocable. Pero nos duele más... no hay diálogo fácil. Es el gran misterio del dolor, mayor aún que la enfermedad mortal... "una comunicación cortada"... y sin embargo es valioso... tiene cabeza aunque su uso se escape a las normas que nos damos.

Hay otros que se dicen cuerdos y afirman que "los muñecos rotos" sobramos. Han perdido la inocencia y rellenado su cabeza de un serrín contaminado. Aún así son humanos, existen, conviven con nosotros... pero ¿cabe repararlos?

Una investigadora de tumores que afirmaba que era partidaria de la eutanasia, ha cambiado. Ahora tiene un tumor y valora su vida, sus horas, sus instantes.

Irrepetibles minutos de la "muñeca rota"... hasta que se extinga porque pierda realmente la cabeza... y vuele al "cielo de los juguetes" para contar que ella hacía en la tierra de "capitán Garfio".

Por cierto, si preguntas a tus sobrinos, a mí me pasa... el héroe no es Peter Pan... es el Capitán Garfio.

frid

8 comments:

mercedes sáenz said...

Frid: Los textos planteados dejan abierto un delta de pensamientos. Dos escritos más abajo parece que el intercambio de opiniones es una cuestión casi personal. Me gustaría que quien participa de estos encuentros, deje un nombre (aunque no sea el verdadero) para poder encontrarse también en otro lado. Es todo muy interesante pero en este lugar que ofreces abierto el confronto personal me parece que desvirtúa. Muchas cosas van a compartirse y muchas no. Lo importante es el respeto y a quien quiera seguir con sábanas de opininiones me parece muy bueno, pero no entendemos demasiado los que apenas asomamos un poco. Tal vez es bueno, yo no estoy acostumbrada. Puntualmente este texto da para mucho. Un abrazo. Mercedes Sáenz

Anonymous said...

www.cuentomihistoria.blogspot.com

saludos

frid said...

Mercedes:

Convendrá dar reposo a la cabeza algún día... este texto me ha salido del alma. Y tiene que ver mucho con mi manera de pensar. "Dios hace llover sobre buenos y malos". "Todo ser humano es irrepetible y necesario". Admito que podemos obrar mal y sufrir castigo y castigo eterno... pero será contra la Voluntad amorosa de Dios. Mientras hay vida, TODOS tienen esperanza.

Por eso procuro, en estos escritos, hablar... dejando una puerta abierta a la esperanza incluso para los que denomino "hombres grises" que están al servicio de lo que "realmente" daña al hombre.

La "serpiente de colores" esa no tiene remedio porque o son las "ideas perversas" o el Diablo... son el "mal" en el mundo. Sin embargo Dios no ha destruido al diablo y si Él no lo hizo es por algo, porque manifiesta así la Justicia divina. Es un misterio porque en la tierra siembra daño.

Pienso que esa acción hace que nuestra vida en la tierra sea una especie de aventura, de batalla, que nos curte y la hace atractiva.

Dios no permite que seamos tentados por encima de nuestra capacidad, y nos da la capacidad necesaria.

Como ves... mi planteamiento es "católico" y "enamorado de la vida".

En este comentario te doy algunas claves de cómo y para qué escribo.

frid

Shlevs-Hécate said...

Todos, tarde o temprano, nos sentiremos "muñecos rotos". Como dice el refrán, si esperas lo suficiente verás pasar delante de tu puerta el cadáver de tu peor enemigo.
Saludos. Shlevs

frid said...

Mercedes: el blog de shevs-hécate merece que lo visites. A mí me ha parecido muy interesante. hécate: espero que nos veamos en la bloguería.

Por cierto... "no tengo enemigos" al menos intencionadamente. Pero sí se que la vida pasa "inexorable"... pero como tú misma dices "Dios hizo las paces con..."

Veronica said...

A medida que pasan los años me he visto cada vez más reflejada en aquellos personajes llamados "villanos"... El Capitan Garfio podria ser uno de esos, aunque le confieso que la idea de permanecer niña y entrar y salir volando por las ventanas, se me hace muy familiar.

Saludos Frid.
V.-

frid said...

Los niños buscan que su "personaje" sea "divertido"... y eso es una llamada para hacer de lo bueno un asunto "divertido". Pero para ellos muchas veces lo bueno es:"estate quieto", "no toques", "no hables", "no lo manches"...

Es preciso que también lo bueno sea "hacer cosas".

Por el primer procedimiento pensarán: Ser bueno es ser un muermo, un vegetal, una piedra... es estar quieto. Y un niño "no sabe estarse quieto"... "no puede".

frid

Lord Bohemi said...

La verdad no se como he llegado a tu blog y menos como he llegado a este cuento; pero la verdad es que me ha dado muchas ideas para reflexionar. No sé, me da que el mundo de los niños y el mundo adulto está tan conectado que a veces cuesta de distinguir A de B. gracias por tus cuentos chao