Saturday, April 05, 2008

Los buitres


Vuelve el cordero enrisdado, que hoy es día de campo.

Ayer me dormí de pié. Tranquilos eran mis riscos y pude dejarme adormecer al acostarse el sol. Y hoy, cuando me ha golpeado el primer rayo del amanecer, diciéndome "cordero perezoso, va siendo hora de moverse"... me he lamido la lana húmeda, con gotas de plata del rocío y me he asomado al collado. Ahí, abajo, estaba el montañero con un par de amigos que venía decidido a hacer cima.

El día, aunque en calma, levantaba un ligero viento y comenzaron a desperezarse los buitres del acantilado. Y lanzose uno, luego el otro. No movían apenas un músculo. Se dejaban llevar por la corriente, e iban subiendo en círculo. Perezosos, no hacen nada de más, sólo lo justo para coger la ascensional. No me extraña que se alimenten de carroña. Ni siquiera tienen el placer del lobo que se arroja, malvado, hacia su presa.

Buitres, personajes grises que progresan a base de dejarse llevar por la corriente dominante... y bien que suben y llegan a altos cargos. Su alimento: el trabajo ajeno; sus méritos: no haberse equivocado nunca... como el corcho que, "a base de no pesar" está siempre arriba.

Parece que hoy algún otro cordero ha debido de despeñarse porque ahí van los buitres en multitud, hacia el muladar del pueblo. Y es que siempre hay víctimas que es preciso hacer desaparecer para que no se note la labor destructiva de "Lunáticus". Prensa que se hace eco. Hoy está de moda buscar víctimas en la vida cotidiana. La mujer "esclavizada por el hombre" ¿desde cuando? Los nuevos discriminados... el mayor logro de la discriminación: "el Planeta tierra" pisoteado por millones de malvados seres humanos. Somos malos por fumar, por mirar la belleza femenina, por tomar una coca-cola, por pensar que el ser humano fue creado "hombre" y "mujer" y que son complementarios, por amar la vida desde su concepción, por amar a los disminuidos y a los enfermos y querer que vivan con nosotros... Somos malos "por querer ser buenos".

Avanzaba la mañana y el montañero se acercaba... las marmotas comenzaron a salir de sus nidos. Es ya primavera y están hambrientas. Mal año este de sequía. Ellas duermen y esperan que al despertar "otros", el sol, la lluvia, la nieve... les hayan dejado un paisaje de primavera, rico en vida y alimentos. Pero su labor es sólo "la espera" y "la espera en el letargo". Pierden grasa esperando. Y ¿cuantos marmotos hay que exigen que se les resuelvan los problemas sin hacer nada por remediarlos? Perezosos, pero sólo la mitad del año.

Y hoy todos son como marmotas, exigiendo sus derechos pero sin mover un músculo para cumplir sus obligaciones. Votantes del subsidio, de la subvención, del sueldo social... pero ignorando el trabajo, el esfuerzo y el servicio social. ¿Parásitos? No, que son votantes y bien que sostienen a "Lunáticus". Pan y circo... "populacho" despreciado por los mismos que de ellos son beneficiarios.

Y el montañero ya ha coronado su pico. Miro y sigo comiendo mi verde hierba pensando que todos tenemos algo de buitres y marmotas cuando nos abandonamos.

¿Qué he hecho para que crezca la hierba? Gran consuelo, me dice un cordero sabio, que la hierba es más fuerte porque es segada. Que hago bien mi trabajo... y que en donde nosotros pastamos salen hongos de lo más excelente, si bien es cierto que cuando los vemos... nos los devoramos.

frid

4 comments:

mercedes sáenz said...

Montañero de los sábados: Alto escrito, prosa que se desliza cómo el agua y me gusta. Filosofía al filo que delata. Creo que el tema de los hombres grises lo manejas desde los cuatro puntos cardinales. Deja pensando y eso es muy bueno si después se hace algo. Un abrazo. Mercedes Sáenz

mercedes sáenz said...

Si Juan Pablo II fue especial para vos, creo que más te entiendo. No me sucede lo mismo con toda la Iglesia a pesar de que la llevo encima desde el nacimiento y más tarde por opción. No es lo mismo con todo respeto quién lo sucede ahora. Juan Pablo II era, en el medio caótico de lo que fue, un ser tremendamente especial. Un abrazo. Mercedes Sáenz

frid said...

Mercedes: ¿para quién no fue especial un Papa que antes de serlo era un filósofo, un actor de teatro, un deportista, un montañero, un "resistente al marxismo y al fascismo", un amante de su patria, y... un hombre feliz y amante de la familia y la vida?

frid

mercedes sáenz said...

Para muchos hombres y mujeres grises. Y en este caso me refiero a quiénes sabían que significaba decir Juan Pablo II. Del que nada supiera nada digo. Merci