Thursday, April 17, 2008

Los miedos.


Se puede decir que el hombre tiene miedo a los fantasmas, sobre todo a los fantasmas. Cuando la luz se hace, el pavor desaparece y los ojos "inteligentes" buscan remedios.

El miércoles pasado estuve escuchando una meditación que daba un sacerdote católico. Hablaba de muchas cosas, pero a mí me impactó que nos espetase: "te diré una cosa, ¡tienes miedo!, ¡tenéis miedo!"... ahí dejé de seguir el hilo del discurso porque esas palabras entraron muy hondo en mi persona. Eran el ariete contra muchas cosas.

Recordé a Juan Pablo II gritando al mundo eso de "¡No tengáis miedo!, ¡abrid las puertas a Cristo!"... pero no voy a ir muy lejos.

Soy el tercero de siete hermanos. Esos tesoros de cariño... ¿habrían nacido si mis padres hubiesen tenido miedo? Porque puedo pensar que "quizá" llegasen al número tres... ¿al siete? Y he de decir que no iban sobrados de dinero. Aceptaron un reto, vivieron de fe... y lo lograron. No hay ninguno de los siete que pueda decir que "no se vale" o "que no le han dado lo necesario" para salir adelante.

Una frase que podrían aún decir las abuelas: "Dios aprieta pero no ahoga", que podría ser una versión de la frase bíblica del "no os preocupéis de lo que comeréis o vestiréis. Mirad los lirios del campo, los pajarillos que un puñado no valen más de un As"... ¿Acaso ha cambiado el mundo? ¿Dios se ha cortado el brazo? ¿O es que falta fe y sobra miedo?

Los tiempos son distintos... pero no tan distintos como para que el ser humano se haga esclavo de sus miedos.

Miedos y nocturnidad son dos elementos complementarios. Lo que no se ve se teme más que el peligro cierto y a la vista. La imaginación aumenta el tamaño y desenfoca el peligro.

Miedos: miedo a tener hijos, miedo a hablar a los hijos, miedo a decir la verdad, miedo a hablar, miedo a significarse, miedo a que me vean, miedo al qué dirán y miedo al compromiso. Miedos... fantasmas que hacen que la aventura de la vida se quede en el papel de "actor de relleno"... ni secundario ni principal... "masa" para la multitud en una toma general.

En el fondo el miedo es el instrumento que la "serpiente de colores" emplea para que los hombres no vivan su propia vida sino una vida al dictado de los otros y terminen su andar terreno vacíos porque ni hicieron nada que valiese la pena, ni se sacrificaron por alguien, ni amaron.

¿Amar y ser miedoso? ¿Hacer de la vida una monotonía previsible?

Eso no funciona. Las tormentas existen y vuelcan los barcos a los que la ola les embate de lado. Los que se encaran a ella, esos, pueden salvarse.

Miedo tuvieron los delatores en los sistemas totalitarios, miedo tuvieron los traidores, miedo tienen como alimento los hombres grises que no quieren ni vivir ni pensar por cuenta propia, miedo al error que también imposibilita el acierto...

Hablando sólo humanamente, los héroes tuvieron también la tentación del miedo, pero lo superaron. Sabían que podrían morir pero prefirieron una "muerte digna, heroica, incluso trágica"... de la que la Fama hablase... a una "vida mediocre, humillante, desconocida", muriendo con su vida también su recuerdo.

Sólo sobrevive el recuerdo de los grandes miedosos, los que hicieron grandes traiciones... pero por la categoría del traicionado.

Recuerdos infantiles: "impresión fuerte de una película"... "noche agitada"... "fantasmas"... "miedo y de los grandes"... se enciende la luz, se acerca la madre... acompaña al crío hasta que se vuelve a dormir con sus manos enlazadas.

Seguridad sencilla para vencer el miedo: la compañía de los valientes, la luz de la verdad, la razón del amor...

Miedo... es el aliado del actor del montón. Para ser actor principal, y en toda vida siempre hay un puesto, has de vencer el miedo.

frid

3 comments:

mercedes sáenz said...

Esto no es silencio. Es tema largo que debo pensarlo. Son cómo púas que si apenas las rozas, nada pasa, te detenes un momento y pueden hundirse hasta el hueso. Debo hacerlo despacio. Usualmente mis comentarios, son lo que salen. Nunca los leo de vuelta(habrás visto más de un error), Pero esto se está convirtiendo en algo distinto. Un abrazo. Mercedes

frid said...

Cierto: Mercedes, este tema es clave en la formación de las personas, de las familias, de las asociaciones, de las Empresas y del Estado.

Vencer el miedo a algunos les hace emprendedores, a otros aceptar el reto del amor verdadero (soy romántico y si bien estoy soltero, mi familia es una escuela -don de Dios- de amores verdaderos). Mi secreto, mi mayor tesoro: el hermano mayor sacerdote, fruto de la oración de unos padres generosos.

Es algo que hace grande al hombre y a la mujer, prepara la entrega y facilita grandes tareas.

De todos modos no creas que pienso en descubrir América otra vez. Para mí es una gran tarea atender con todo cariño a un enfermo, cumplir el trabajo con mentalidad de servicio, sonreir cuando uno está que no puede más... los heroísmos del día a día que son los que preparan el "temple" de los santos.

Leidi said...

me topé con tu blog por casualidad, pero definitivamente no es casualidad que este entre ´´los mas notables´´, es un joya, este artículo tambien me ha tocado muy en l personal, porque muchas veces disfrazamos el miedo con la diplomacia, la ´´buena´´educación, la tolerancia, la conformidad-gratitud y muchas cosas mas, copiaré esta entrada en mi blog, claro dándote los respectivos créditos jajaja, y prometo leerte mas seguido, ya vo que tienes muchos blogs mas.
Hasta pronto.