Thursday, May 29, 2008

El Señor de la Marca (iii). La celada.


Cabalgamos. Sí, cabalgamos y cabalgamos. Llevamos días subiendo a la Alta Castilla con un sol intenso durante el día. Solemos levantarnos antes de que amanezca para evitar las calores y para evitar que sufran nuestras cabalgaduras.

Encargo real, eso implica cierta prisa. No podemos ir a nuestro antojo y eso supone sufrir las calenturas del día.

Agua... sí, los aguadores tienen tarea. Alivian la sed y de paso son nuestra avanzadilla.

Atento... se inquieta mi blanco corcel... algo se siente. Incluso Iñigo, el joven doncel que hace hoy su primera travesía, siente la electricidad que transmite su cabalgadura.

Paso estrecho. Miro al moro cautivo. Pienso que pueden ser de los suyos que quieren parar nuestro viaje e impedir que lleguemos a la Corte del Rey.

Advierto a la tropa. Estad atentos, sujetadle las bridas.

Mustafá afirma que no cree que sean sus hordas, que quedan abajo, allá en la Andalucía. Es posible que sean bandidos, "carroñeros" que acechan entre las peñas buscando fortuna.

Un aguador recibe la orden. Que suba la cuesta y otee la senda. Y, estando a mitad de altura, intenta avisarnos... pero una flecha certera le quita la vida.

Atentos. ¡bandidos! Controlan en paso. Tensa espera... han dado un aviso. Esperemos la noche pues esta noche no hay luna.

Frío que penetra. Trabajo con trapos tapando los cascos. Silencio y ascenso por la cresta de arriba.

Un fuego en lo alto. Ahí espera la banda con la guardia dormida.

Ya estamos cerca... relincha un caballo. Se grita.

Bajamos veloces y pronto acabamos. Miro con pena el rostro del jefe bandido, iluminada la cara por las llamas de la hoguera que había.

Mi asombro al ver que es un bravo guerrero que odia a Rodrigo y busca venganza por lo bien que mi padre trata a la gente de guerra y de granja.

Ya no más odio... pero me invade la pena. Miramos el moro y cristiano la faz ya sin vida de un héroe en la guerra pero miserable en la vida.

Enterramos los muertos. Rezamos por ellos y esta noche no hay descanso en el viaje, buscando que el andar disipe la pena que en mi pecho yo siento por ver cómo los grandes se hacen pequeños, por ver cómo la envidia lleva consigo su propio castigo.

Entramos esa noche en Castilla.


frid

3 comments:

Irene said...

Hola de nuevo, amigo, me olvidé de agrqadecerte la inclusión de mi blog en tus enlaces. Me parecen muy interesantes los artículos y comentarios que Aparecen en Aragón Liberal.
Te felicito por el proyecto
Irene

mercedes sáenz said...

Otra vez muy buen escrito Caminante y muy fin de semana en la montaña! Mercedes

Irene said...

Hola, Frid
Te mando un tanguito de una autora maravillosa... pero viene a cuento.
Besos
Irene

CONTAME UNA HISTORIA
Contame una historia
Vos que tenes labia, contame una historia. Metele con todo, no te hagas rogar. Frename este absurdo girar en la noria moliendo una cosa que llaman "verdad"...
Contame una historia distinta de todas, un lindo balurdo que invite a soñar. Quitame esta mufa de verme por dentro y este olor a muerte de mi soledad...
Contame una historia... Mentime al oído la fábula dulce de un mundo querido, soñado y mejor... Abrime una puerta por donde se escape la fiebre del alma que huele a dolor... Contame una historia vos, que sos mi hermano, volcame en la curda que me haga sentir que aunque el mundo siga yirando a los tumbos, aún vale la pena jugarse y vivir...
Batime que existen amigos derechos, mujeres enteras que saben querer. Y tipos con tela que se abren el pecho, si ven que la vida te puso en el riel...
Contame la justa de un lecho de rosas. Estoy tan cansado de andar por andar!... Contame una historia con gusto a otra cosa, y en la piel del alma poneme un disfraz...

Tango

Música: Eladia Bl�zquez

Letra: Mario Iaquinandi