Monday, March 17, 2008

Hagamos un parón. Sigamos el Paso.


Pasión y grandeza.

En estos días las calles de nuestras ciudades están abarrotadas. Al sonido del bombo se forman filas de espectadores... miran con respeto y esperan ver pasar el Paso. Y en silencio sienten y hablan sin ruido de palabras con Aquél al que la imagen representa.

Se abre una ventana en el tiempo y Cristo, enclavado en la cruz y doliente... nos mira ahí, siguiendo las procesiones. No somos esa multitud que clamaba ¡crucificadle! si bien estamos seguros que somos la causa de su muerte. Pero en estos días estamos acompañándole diciendo "lo siento", "lo siento mucho"... "no lo habría hecho"... "perdona y no lo haré más".

El "romper" del tambor hace que nuestro corazón rompa en arrepentimiento. La emoción es buena... pues son buenos los afectos.

Te vemos pasar camino del Calvario... lo más que podemos es hacer como el buen Simón o la Verónica... aliviar un poco tu dolor y compartir el camino de la cruz.

Hoy todas nuestras calles son el "camino del Calvario". Pero somos, o queremos ser, los que acompañaron a la Virgen en la vía dolorosa. Queremos que nos mire con ternura el crucificado.

Ya se acerca la hora en la que el hombre "mató a Dios", que es la misma hora en la que Dios aceptó la muerte corporal de su Hijo para redimirnos de todos los pecados. De esa muerte surgió un infinito raudal de vida y de perdón en el que queremos limpiarnos.

No es fácil mirar a Cristo, saber que Él está ahí enclavado por nuestros pecados y no salir cambiado, transformado.

Es esta una Semana Grande, semana de Dolor y Redención, semana de Esperanza, semana de Triunfo... brecha que conecta este pobre mundo con la eternidad. Es el momento de "entrar con Cristo" por esa puerta.

frid


1 comment:

anuskape said...

No he tenido el gusto de conocer la semana santa de Zaragoza, no soy creyente, pero lo considero algo artístico. Yo soy de Málaga, aquí está super valorada la semana santa.

Un besote