Monday, June 02, 2008

El Señor de la Marca (v) Fatiga.

Siempre he escuchado que las guerras las ganan los soldados cansados... es el tesón el que hace poner el último gramo de esfuerzo. Es "ese más" que hace que, al final, la balanza se incline de tu lado. No hay azar, hay empresas victoriosas... o fracasos.

Eso lo digo cuando veo al viejo nigromante ofreciendo la buenaventura. Tiene fama de acertar porque sabe preguntar y capta muchas cosas de las frases sueltas de su interlocutor. Había alguna anciana que, sin recursos, se dedicó a ese oficio adivinador para sobrevivir... y comprobó que vivía muy bien. Crédulos los hay en toda época, sobre todo si les prometes maravillas e ilusión, aunque sean mentira.

En las guerras que acometo siempre hay gentes que hablan de augurios... si son buenos, no tengo nada que decir... son ánimos positivos que hacen vibrar al guerrero. Pero, cuando el cansancio acecha, incluso los augures se hacen tristes y pesimistas. Y es, justo ese el momento en el que falta añadir un gramo de peso en la balanza del éxito.

Falta poco para coronar el paso, es la última cuesta previa a la Villa Real y a culminar mi meta. Después, mientras viva, habrá que marcar otros objetivos. Así es la vida. No cabe el descanso duradero salvo el de los muertos.

En algunas tierras los cristianos están desanimados. Los demagogos prometen vanidades y la gente les sigue... y es que viven bien. Hay riqueza y hay cosecha. La abundancia hace acomodaticia a la gente hasta que llegan otros y, bajada la guardia, les arrebatan el botín, los tesoros descuidados. Es cuestión de tiempo. Como dice un amigo: los homosexuales no se reproducen. Las cigarras no almacenan para el invierno. A las vacas gordas siguen a las flacas... es ley de vida.

Pero mientras... me dicen... sienten la fatiga. Les hablo de mi propia experiencia, desde la Marca, lugar del frente guerrero: nunca han faltado herederos. Los cristianos primitivos, perseguidos, se mantuvieron y crecieron.

Los padres, como Rodrigo, tienen los medios en su mano, es cuestión de empeño. Lo que deben hacer es velar con esmero la formación de sus hijos, no dejarlos en manos de extraños, por mucho que quieran formar en ellos "buenos ciudadanos".

Me han pasado textos, de un Estado Moderno, para educar en las escuelas a los niños que no son suyos. Asombra que no se levante más gente ante tanto concepto corrupto y corrosivo. Sólo hay, por ahora, 35.000 valientes. Son pocos, pero son la semilla. Habrá que mirarlos con ojos atentos y aprender de su esfuerzo en la eterna lucha por la libertad personal.

Cada generación tiene su propio camino, su propia lucha y su propia fatiga. Labor de algunos es ser la cadena que une lo sano de hoy con las promesas futuras.


frid

5 comments:

Danthe said...

Como dicen el exito de exito se alimenta no hay tiempo de descanso ya descansaremos cuando nos metan en un cajon y nos digan adios.

un saludo frid.

Anonymous said...

Cuando le veo a El allí, elevado contra el marco del cielo, sus vestidos sorteados; sus amigos cabizbajos, agotados, indecisos, escabullidos entre la plebe, y la Madre llorando solamente arropada por Juan, el más jóven, nadie apostaría nada por su misión. Pero no contaban con el Espíritu, Ese no abandona, exige eso sí, pero Marca a los suyos, les da razones de esperanza y fuerzas para seguir. Esa es la verdadera Marca, la Fe, ya tocará salir de las catacumbas, no se puede ocultar la Luz. Al final la verdadera libertad brillará, y los que ahora parecen triunfar verán que lo que ahora creen un triunfo de la libertad es sólo un espejismo, un libertinaje y un error que acaba en un inmenso abismo vacío.
Un saludo.

Rafa said...

Frid, no sé que ha pasado con mi comentario, que ha salido como anónimo, pero no es mi intención, lo que escribo y pienso, es sin anonimatos, no es tiempo de ocultarse, sino de decir la cosas a las claras.
Un saludo.
Rafa.

mercedes sáenz said...

Frid. Cada vez encuentro mayor placer en tus escritos. Llego medio tarde a veces porque estoy haciendo uno vajecillos al Delta y además de escribir tengo una ´trabajo de catering que hago no todos los dias. Gracias por tu comentario de la silla, fue muy lúciod ý oportuno el final que le agregaste. Te felicito. Mercedes.

frid said...

Gracias... Como dice Danthe, al final podremos descansar, ahora hay que seguir todos los días con la siembra de Amor. Eso que ganaremos.