Wednesday, November 19, 2008

Iconos de Cristo (I). El Niño

La madre mira con ternura al hijo. El niño ha nacido en la pobreza... pero está arropado por el cariño y el calor de María. Es el Hijo de Dios y está desnudo e indefenso. Ternura...

La madre, la madre de todos los tiempos, mira a su hijo con ternura. Es un reflejo de ese Amor anunciado en el Paraíso y reflejado en la "Mujer vestida de Sol".

En el paréntesis del inicio de los tiempos y su final... la madre y el niño. ¡La vida!

Entrega que adentra en sabores, canciones y colores navideños.

Los hijos nacidos reflejan al Niño de Dios... ¿Y los que no nacen? ¿Dónde la imagen del amor divino?

Amores truncados, Santos Inocentes... ahí pudo la Bestia devorar al niño que "la madre" llevaba en sus entrañas. Rompió iconos de Cristo.

Pero la serpiente antigua no ha vencido. Un restaurador, ahí arriba, entre los ángeles, recompone esos cuerpos destrozados, recupera esas almas que "casi no han vivido" y los presenta ante la Madre que tiene, ella sí, entrañas de amor infinitas en las que caben todos los niños que han sido, son y serán hasta que venga a la tierra el Primer Niño.

frid

1 comment:

mercedes sáenz said...

Bello escrito de "los que casi no han vivido". Buen planteo Frid. Un abrazo virtual. Mercedes