Tuesday, July 15, 2008

Una historia de amor.

Miguel me ha pasado un vídeo sobre el amor vertido, a toneles, a manos llenas, de una abuelita mejicana hacia su nieto de dieciséis años con parálisis cerebral.

Ciertamente la historia es dura. La madre abandona el hijo a la abuela, no lo quiere... no quiere problemas. Ese niño, con otras posibilidades, no habría ni nacido. No habría sido el protagonista "mudo" de una historia de amor que está enterneciendo al mundo.

Es la historia del óbolo de la viuda en versión moderna. La viuda entregó todo lo que tenía para su sustento. La abuela mejicana está dando "toda su vida" a sabiendas que llegará el momento que ella dejará este mundo y sólo Dios sabe lo que será del niño.

El otro día leí una historia de África, de dos gemelos, él con síndrome de Down, su hermana sana y espabilada. Pues la madre, ante la enfermedad del hijo se encara con Dios y le dice que no se lo lleve, que hace un pacto con Él, que volverá a rezar... que no puede quedarse sin su tesoro. El niño vive hoy y es la alegría de sus hermanos.

Conozco historias, muchas historias de amor a hijos o nietos discapacitados. La abuela mejicana lo dice claro: "es muy duro"... pero "es carne de mi carne"... es "mi" nieto. Los que conozco no viven en Babia, también saben que es un mundo de renuncias, pero también una historia impresionante, una GRAN HISTORIA, la historia de los seres humanos, de los seres "capaces de amar y cuidar a sus inválidos", la historia del cariño y la historia del tesoro escondido en el campo.

Nadie sabe, al principio, cuando ocurre esta "desgracia" que es el dedo de Dios, amoroso, que da una oportunidad de pulirse, de construir magníficas esculturas de "santos" o de "hombres", de vencedores. Y pasa el tiempo y se observa que ha vencido el amor.

Por contraste, Miguel me hace pensar en las políticas pacatas, de regate corto del Presidente de Gobierno de España, ansioso de facilitar la muerte de los no nacidos con su "propuesta de ley de plazos" y "de garantía jurídica a los abortistas y a los abortorios". Garantía al "menguele", al incapaz de ver más allá, al recurso fácil para una vida anodina y sin relieve.

Me acuerdo de una madre que me decía que aceptar vivir con su hijo enfermo era, para el matrimonio, aceptar una especie de enclaustramiento. Faltó en aquel tiempo una Asociación que ayudase a sobrellevar ese sobre-trabajo, pero no había queja en la aceptación del sacrificio. Había amor, amor de madre y... más silencioso... amor de padre.

Supongo que el auténtico progreso es invertir en las Entidades que ayudan a cuidar a esos enfermos. Sí, un gasto, pero también un dinero bien gastado.

Alguno ofrecía cerveza y vino de calidad en una campaña electoral, todo gratis, para que los jóvenes se divertiesen y votasen. Ese mismo personaje ofrece también aborto "de calidad y con garantías". Si fuese realmente humano, si vibrase con el amor a sus semejantes... ¿tendría la caradura de negar la vida al paralítico que hoy es el motivo de amor de su abuela mejicana?

4 comments:

mercedes sáenz said...

Muy bueno lo que dejaste escrito Frid. Todos los dolores de esas dolencias son iguales, personales, intensos y cada uno las vive cómo puede. Lo significativo de ésta es que es paralísis cerebral. Debería mover los corazones de piedra que tienen algunos cerebros que fisicamente funcionan bien, pero no se nota. Te felicito. Un abrazo, Mercedes Sáenz

frid said...

Mercedes he vuelto pero volveré a sumergirme en agosto que es cuando ya me pierdo todo el mes en el monte. Gracias. frid

Anonymous said...

Me acaban de enviar esta maravillosa historia de amor, viendo el video he llorado a mas no poder..., he estado indagando en Internet para saber mas de esta abuelita, alguien puede informarme?, cómo podría ayudarla?, tiene alguna cuenta?, alguien tiene su dirección?, me encantaría escribirla...que valor y coraje y sobre todo AMOR en mayusculas. Verdaderamente esta historia me ha tocado el corazón. Gracias por hacer referencia a ella. Un saludo.

frid said...

Estimado amigo.. a mí me llegó de Internet. Es Mexico y desde el vídeo se ven calles concretas y una determinada ciudad. Quizá escribiendo al que colgó el video en You Tube puedas tener más suerte.

frid